España Perú ULTIMAS NOTICIAS

El invernadero de los Andes peruanos

Un trabajo colaborativo internacional

Nicolás Vigo | Por unos cuantos meses el nombre del pequeño poblado de Llasavilca (Cajamarca, Perú) estuvo en la negociación de varias empresas españolas con la peruana ARCORES. El motivo fue para encontrar el mejor lugar para construir un invernadero en el Perú.

Se trataba del trabajo en equipo de la Fundación ITER, la Universidad Politécnica de Madrid y ARCORES. El beneficiado sería Fermín Monteza, un campesino dueño del terreno de Llasavilca.

Empezar con el trabajo tomó un tiempo. Y se hizo por etapas. Sobre, ello, fray Ángel Herrán, presidente de ARCORES Perú, nos cuenta: «El 30 de abril de 2019 llegó de España Paco Alonso, profesor de la Universidad Politécnica de Madrid para constatar in situ la conveniencia o no de instalar el invernadero. Visto el terreno que le presentamos y la garantía de ARCORES le pareció bien la propuesta y la presentó en España. Y fue aceptada por la Fundación ITER».

Luego llegaron las dos Lauras, ingenieras, alumnas de la universidad Politécnica de Madrid: Laura López Cortijo y Laura López Herreros para dirigir el trabajo e instalar la infraestructura del invernadero.

Apenas llegaron a Chota se pusieron a hacer el trabajo en Llasavilca. El invernadero tiene una superficie de 42 metros de largo por 8 metros de ancho; es decir, 336 metros cuadrados. Y la inversión asciende a 50.000 soles contabilizados. Sobre ello, Herrán Palacios precisa: «A esto debemos añadir la parte de D. Fermín, su terreno con el agua y los días de trabajo que tienen tanto él como sus hijos. Estos aún no los hemos valorizado, pero son muchos días de trabajo. Por lo que, sin incluir el terreno, podemos hablar de cerca de unos 60.000 soles los que aquí se han invertido. La recompensa será que pronto veremos el fruto de estos ricos tomates y pimientos», puntualiza.

smart

Las dos ingenieras han hecho un trabajo magnífico. No solo se han dedicado al invernadero, sino que han sabido hacerse querer por los vecinos del pueblo de Llasavilca. Igualmente, sin descuidar su trabajo, han colaborado con los frailes de la comunidad de Santa Mónica de Chota.

La obra se terminó en febrero de 2020 y se entregó inmediatamente a Fermín Monteza. Él y su familia fueron capacitados para seguir con la administración del invernadero. Los pimientos y los tomates ya estaban crecidos esperando madurar y ofrecer sus primeros frutos.

La inauguración se hizo al estilo peruano: la bendición, romper la botella de champagne, el discurso de agradecimiento y la comida. La bendición estuvo a cargo del obispo de Chota, Mons. Fortunato, quien estuvo arropado por la comunidad de frailes agustinos de Chota y, claro, una de las Lauras, representando el éxito del trabajo en equipo.

Hoy el invernadero ya muestra sus frutos. Deliciosos tomates y pimientos que son apreciados por los vecinos del pueblo de Llasavilca y de Chota.

Related posts

El Proyecto Estrella sigue adelante en Chota

Nicolás Vigo

Campaña “Corazones inquietos para servir”

Nicolás Vigo

Inauguración y bendición de cocinas mejoradas en la comunidad de Pampagrande de Chota

admin

Deja un comentario